¿Cómo puedo saber si mi gata está a punto de dar a luz? 8 señales

gata embarazada

Los gatos son animales que tienen muchas limitaciones para mostrar sus emociones, pero es necesario aprender a interpretarlas. Aquí te mostramos 8 señales de que el parto de tu gata está cerca.

El milagro de la vida es un proceso fascinante, independientemente de la especie en la que se produzca. Sin embargo, las gatas son seres bastante esquivos y reservados, por lo que es posible que un propietario no pueda detectar cuándo su mascota embarazada está a punto de dar a luz. Aquí te mostramos 8 señales de que tu gata está a punto de dar a luz para que puedas asistirle en un momento tan importante.

Índice

    Descubre las 8 principales señales que demuestra tu gata antes de parir

    Los felinos tienen de 2 a 4 periodos de celo al año, cada uno de los cuales dura de 15 a 22 días. El periodo de gestación de una gata dura de 64 a 67 días, es decir, aproximadamente 9 semanas. Además, una camada puede estar formada por varios padres, ya que las hembras se reproducen varias veces durante el periodo de celo. Una vez conocidas estas generalidades, te mostramos los signos del parto en los gatos.

    1. Comportamiento de anidamiento

    Como la mayoría de los animales, las gatas tratan de encontrar el lugar adecuado para dar a luz y empiezan a preocuparse por los pequeños antes de parir. Si no encuentra pronto un lugar que la convenza, la madre empezará a inquietarse y agitarse. Para ayudar a anidar, el amo puede proporcionar a su mascota los siguientes elementos:

    1. Una caja grande, cubierta en la parte superior y con una entrada lateral. Pueden ser específicos para gatos o hechos por el propio dueño.
    2. Mantas pesadas.
    3. Una zona alejada de la actividad humana, templada y sin fluctuaciones de temperatura.
    Mira esto:   Mi gato no quiere comer ¿Qué le sucede y que debo hacer?

    Si el dueño elige el lugar adecuado para colocar el nido, el gato pronto lo reconocerá y empezará a pasar mucho más tiempo allí. En este momento, es sólo cuestión de días que se produzca el parto.

    2. Cambios de temperatura

    La temperatura normal de un gato adulto está entre 37,7 y 39,1°C. Sin embargo, uno de los signos de que una gata está a punto de dar a luz es la reducción de este rango de temperatura, ya que su temperatura central bajará a 37,2 °C.

    Es posible medir este parámetro con un termómetro en la zona de la axila del gato, pero quizá sea mejor no molestarlo demasiado. Tal y como se indica en el portal veterinario del Hospital Felino Guildcrest, existen otros signos que son más fáciles de observar y menos molestos para la madre.

    3. Aumento del tamaño de las glándulas mamarias

    Uno de los síntomas del embarazo en las gatas es que sus glándulas mamarias comienzan a crecer poco a poco. Están dispuestas en 2 filas paralelas y hay 8 en total, por lo que se hacen bastante notorias al final del embarazo. La gata comienza a producir leche un par de días antes del parto.

    Hay que tener mucho cuidado al observar este signo clínico. Asegúrate de que todas las ubres han crecido de la misma manera, porque la hinchazón de 1 o 2 pezones podría indicar un tumor mamario. Por desgracia, estas neoplasias son casi siempre cancerosas en los gatos.

    La esterilización reduce drásticamente las posibilidades de que una gata desarrolle cáncer de mama de por vida.

    4. Falta de apetito

    La ingesta de calorías de tu gata aumenta a medida que el feto crece, consumiendo hasta un 50% más de lo normal al final del embarazo. Te darás cuenta de que tu mascota está a punto de parir si de repente come mucho menos en los 2-3 días anteriores al parto. Esto es normal, ya que los gatitos están presionando su abdomen, por lo que tendrá menos apetito.

    Mira esto:   ¿Cómo eliminar las pulgas en los gatos recién nacidos?

    5. Cambios de comportamiento

    Una de las señales de que la gata está a punto de dar a luz son los cambios de comportamiento muy marcados durante la última semana de embarazo. Puede replegarse a una zona de la casa (casi siempre el nido) o volverse extremadamente cariñosa.

    6. Lamer en la zona vulvar

    Una gata a punto de dar a luz se lame muy a menudo la vulva, ya que ésta desprende fugas naturales que anuncian cambios fisiológicos en su cuerpo. Este comportamiento es natural y no hay que preocuparse, ya que el animal se limpia al máximo para evitar infecciones (y para que los gatitos vengan al mundo limpios).

    7. Nerviosismo

    Todos los mamíferos son capaces de sentir en su cuerpo un fenómeno tan importante como el parto. Como es normal, una gata a punto de dar a luz (sobre todo si es su primer embarazo) tendrá dificultades para canalizar sus emociones. Por eso es habitual que esté inquieta, caminando constantemente de un sitio a otro o maullando como si quisiera decir algo.

    Lo mejor en estos casos es apoyar a tu gata y no castigar su comportamiento. Deja que te busque y evita el estrés innecesario, de lo contrario puedes generar hostilidad o agresividad en ella.

    8. Inicio de las contracciones

    Al igual que en los humanos, los músculos uterinos de tu gata comienzan a contraerse en las primeras fases del parto para ayudar a los pequeños a progresar por el canal. También se puede observar a simple vista la relajación del periné (la zona entre el ano y la vulva).

    Puedes sentir las contracciones de tu gata mirando su zona abdominal o colocando tu mano (muy suavemente) sobre su vientre. Si puedes detectarlos, puedes saber con seguridad que el parto ha comenzado.

    Mira esto:   Los gatos también pueden sufrir ansiedad por separación - 8 consejos

    Un proceso lento y exigente

    Te hemos presentado 8 señales de que tu gata está a punto de dar a luz, pero el verdadero reto empieza cuando comienza el propio parto. Todo el proceso suele durar entre 2 y 5 horas, pero es normal que la gata deje de parir, amamante a sus crías y vuelva a parir en las siguientes 24 a 36 horas. Por lo tanto, debes prolongar la vigilancia durante el tiempo que sea necesario.

    Si notas que algo va mal, no dudes en llevar a tu mascota al veterinario de urgencia. Actuar a tiempo no sólo salvará la vida de los posibles cachorros en peligro, sino que también mantendrá a la propia madre fuera de peligro.

    Mas de tu interes

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos cookies, propias y de terceros para ofrecer una buena experiencia de usuario: Leer más.