¿Por qué es bueno tomar un baño caliente antes de acostarse?

bañarse con agua caliente antes de dormir

Probablemente todos hemos escuchado que tomar un baño caliente antes de acostarnos nos ayuda a dormir mejor. Sin embargo, muchos de nosotros no sabemos por qué. En este artículo, te diremos por qué es útil y ¡el mejor momento para hacerlo! ¿Te haz bañado con agua caliente alguna vez antes de dormir?

Darse un baño caliente antes de acostarse es una de las técnicas recomendadas por los especialistas para dormir mejor. Aunque no es una solución a los problemas crónicos como el insomnio, que no parece ser una buena ayuda para inducir el descanso y mejorar la calidad del sueño.

De hecho, una revisión sistemática dirigida por Shahab Haghayegh, investigadora del Departamento de Ingeniería Biomédica de la Universidad de Texas, respalda los beneficios de tomar un baño caliente y sugiere hacerlo a una hora determinada antes de acostarse.

¿Quieres saber más acerca de eso?

Índice()

    Tomar un baño tibio para dormir mejor: ¿Por qué ayuda?

    Según el análisis sistemático de Haghayegh y su equipo, tomar un baño con agua caliente antes de irse a dormir ayuda a cambiar la temperatura interna y, de esta forma, favorece el descanso . Para llegar a estas conclusiones, los investigadores revisaron 5322 estudios y utilizaron al menos una docena con metodologías más sólidas.

    El informe final se publicó en Sleep Medicine Reviews y establece que tomar un baño caliente a una temperatura entre 104 y 107 F ° (40 y 42 ° C), unos 90 minutos antes de acostarse, ayuda a las personas a dormir mejor. Específicamente, parece ayudar a las personas a conciliar el sueño unos 10 minutos más rápido de lo habitual.

    Estos hallazgos fueron posibles después de analizar los efectos del "calentamiento corporal pasivo a base de agua" en varios indicadores del sueño, tales como:

    • Latencia del inicio del sueño, que es el tiempo que se tarda en pasar de la vigilia completa al sueño.
    • Eficiencia del sueño
    • Calidad subjetiva del sueño
    Si bien tomar una ducha caliente no es un tratamiento para el insomnio, parece que puede ayudar a inducir el descanso.

    Temperatura corporal y sueño

    Con el tiempo, la investigación científica ha establecido que los ritmos circadianos regulan funciones como el sueño y la temperatura corporal central. Por lo tanto, los científicos también han determinado que la temperatura corporal aumenta de 2 a 3 grados más al final de la tarde o la noche. Durante el sueño, por otro lado, es más bajo.

    Cuando llega la hora de irse a la cama, el individuo promedio sufre una caída de 37 a 42 ° F (3 a 6 ° C) en la temperatura corporal. El nivel más bajo ocurre entre los períodos de sueño intermedio y posterior. Una vez que es hora de despertar, la temperatura comienza a subir nuevamente.

    Paradójicamente, parece que tomar un baño caliente enfría el cuerpo al estimular la circulación sanguínea desde el núcleo interno hacia la periferia , es decir, las manos y los pies. Cuando esto sucede, la glándula pineal indica la producción de melatonina y se induce el sueño.

    Algunos se preguntarán: ¿Por qué agua caliente y no agua fría? Bueno, aunque a primera vista pueda parecer más lógico usar agua fría para bajar la temperatura, el mecanismo no vale de la misma manera. El agua fría activa el cuerpo en una respuesta de lucha o huida, aumentando el estado de alerta.

    Por tanto, la recomendación es sencilla: una ducha con agua caliente, durante unos 10 minutos, 90 minutos antes de acostarse. Sin embargo, dado que la evidencia aún es limitada, es importante tener cuidado. No podemos olvidar que las duchas calientes excesivas están asociadas a efectos secundarios.

    Una ducha caliente parece ayudar a alcanzar la temperatura adecuada para una buena noche de sueño.

    ¿Qué más podemos hacer para dormir mejor?

    Como hemos visto, tomar una ducha caliente puede ser una opción cuando aparecen dificultades para dormir. Sin embargo, existen otras recomendaciones que podemos tener en cuenta para contribuir a un sueño reparador. Según la información de la National Sleep Foundation , estos pueden incluir:

    • Mantenga un horario de sueño regular . Es decir, tener el mismo tiempo para acostarse y despertarse, incluso los fines de semana.
    • Evite las siestas largas por la tarde. Una siesta de 20 o 30 minutos es suficiente. Si tiene problemas para dormir por la noche, es mejor evitarlos.
    • Haz ejercicio físico . Tanto el ejercicio moderado como el vigoroso tienen efectos beneficiosos sobre el descanso.
    • Asegure un ambiente cómodo y silencioso en la habitación . La cama debe estar limpia y ser cómoda. Además, evita elementos distractores como dispositivos móviles, televisores, ordenadores, etc.
    • Evite consumir estimulantes. Esto incluye alcohol, tabaco y cafeína.
    • Prueba actividades relajantes . Esto puede ser leer un libro, meditar, hacer ejercicios de respiración, escuchar sonidos de la naturaleza, entre otros.

    Por último, también es importante recordar que, en caso de continuas dificultades para dormir, o insomnio, lo mejor es acudir a un profesional. Un especialista en trastornos del sueño podrá ayudar a establecer el origen del problema y los tratamientos más adecuados.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Utilizamos cookies, propias y de terceros para ofrecer una buena experiencia de usuario: Leer más.